ANÁLISIS LITERARIO BÁSICO DE EL ADEFESIO DE RAFAEL ALBERTI.

Personajes (dramatis personae).

Los personajes de esta obra se mantienen durante los dos primeros actos que la componen, en el tercero se unirán algunos más, pero de escasa importancia. Uno de los personajes principales es Gorgo. Para buscar la simbología de su nombre podemos recurrir a la mitología griega, el nombre de otros personajes como el de Altea también tienen ahí su origen. Gorgo fue la hija del rey de Esparta, Cleómenes I, y esposa del rey Leónidas I. Fue una de las pocas mujeres griegas que ejercieron un papel activo en la política durante la época clásica, de todas las mujeres espartanas fue la más conocida. En la obra de Alberti que nos ocupa se trata de una mujer que quiere representar el comportamiento masculino, esto se aprecia claramente cuando se pone las barbas de don Dino, su difunto hermano, y se comporta como cree que él lo hubiera hecho. Ella es la autoridad, la que se preocupa por su sobrina, Altea, para que no deshonre la casa con ningún escándalo, la que se burla de la juventud y hermosura, tapándola de negro.

Gorgo simboliza la represión, el encierro, el querer guardar las formas al precio que sea, aunque eso conlleve que Altea se suicide. Altea, cuyo nombre significa saludable y en la mitología griega coincide con el nombre de una reina que también acaba suicidándose, representa la juventud, la belleza, el amor inocente, las ansias de libertad fomentadas por el encierro en una torre al que su tía la tiene sometida. Es el personaje en apariencia más afortunado: tiene juventud, belleza, amor correspondido, etc., y no deja de ser el más desdichado al tener que aguantar la envidia, burlas y hasta humillaciones de su tía y sus comadres o “comadrejillas”, Uva y Aulaga. Estos dos personajes, aunque principales, se desarrollan menos durante la obra. Se mantienen subordinados a Gorgo, que es la que siempre dirige, y junto a ella se burlan de Altea. Solo al final del texto toman distancia cuando al ver que Altea está muerta se acercan y reconocen su culpa pidiéndole perdón. Ambas conversan mucho con Gorgo y puede notarse relación de camaradería entre ellas, pero esa aparente amistad siempre está marcada por lo que Gorgo decida.

Altea no está del todo sola, el personaje de Ánimas cuida de ella. Ánimas es el “alma” donde encuentra comprensión y consuelo. Se trata de una criada que ejerce el rol de madre siendo la única que acompaña a Altea en su encierro e incluso hace de mensajera entregándole las cartas que Cástor, que siempre que puede la busca para preguntarle por ella, le da para su amada. Es la única que le dice a Altea lo bella que es sin ninguna burla. Sin embargo, su tía la llega a llamar “adefesio” antes de mandar que la desnudaran y vistieran de negro con “la cara tapada con un lienzo negro”. Ánimas la protege todo lo que puede dentro de que es una criada y tiene que obedecer también las órdenes de Gorgo.

Cástor, el amado de Altea, es un hombre joven, enamorado de Altea y, por ello, víctima del encierro de esta. Se trata, a su vez, del hermanastro de Altea, aunque ninguno de ellos lo sepan. Don Dino, padre de Altea, en su lecho de muerte le confesó a su hermana Gorgo que se trataba de un hijo ilegítimo que había tenido. Esta le juró guardar el secreto y velar por la decencia evitando cualquier posible relación incestuosa.

Nos queda el personaje de Bión, que es un mendigo que recogen Uva, Aulaga y Gorgo. A estas les gusta que Bión flirtee con ellas y él no tiene ningún inconveniente al igual que tampoco lo tiene en hacer lo mismo con Ánimas, que lo esquiva. Tampoco pone reparos en participar en una farsa que organiza Gorgo y que como consecuencia tiene el suicidio de Altea. Se trata del único personaje masculino y en cuanto aparece le cortan la barba, marcado símbolo de virilidad, muy presente en toda la obra. En el tercer acto aparecen unos personajes nuevos: cuatro mendigos y un hombre de campo, el papel de estos nuevos personajes es secundario, solo están allí para participar de la cena en el jardín que organiza Gorgo. Con esta cena termina todo, Gorgo va lavando las manos de cada asistente. Eso unido a la jaculatorias, un rayo que la ilumina, el querer combatir los demonios y velar por la honra libre de pecado, la muerte de Altea y que termine su cadáver colgado por los brazos,de pie, etc., todos esos detalles parecen querer evocar de alguna manera la Última Cena. Es en este último acto donde “aparece” el difunto don Dino, con el que Gorgo, dentro de sus desvaríos, empieza a hablar.

Referente al espacio-tiempo.

El lugar donde sucede la acción es una casa rica, burguesa. Se sitúa en un pueblo que según algunos críticos es andaluz y, más concretamente, cordobés, Rute o Iznájar. Estos datos se han investigado, ya que Rafael Alberti escribió esta fábula de la “Encerrada” inspirándose en hechos reales, al igual que le pasara a Federico García Lorca con La Casa de Bernarda Alba. Volviendo a la obra, aunque el escenario principal y único sea la casa, podemos realizar una subdivisión teniendo en cuenta los lugares de la casa donde sucede cada acto, esto es, el primero en la sala; el segundo en la azotea y el tercero en el jardín. Es posible establecer un simbolismo a raíz de esta subdivisión de espacios. De esta manera, la sala representaría un plano intermedio; la azotea simbolizaría una elevación, un intento inútil de Altea por acercarse a la libertad con la que sueña. Es el lugar donde suele estar.

Por último, está el jardín, donde cae Altea y muere después de haber estado en el punto más alto sin conseguir liberarse. También durante toda la obra hay una continua contraposición entre el sitio donde están los personajes y las vistas desde allí, así se enfrenta interior y exterior, la cárcel donde está recluida Altea y de donde los otros personajes tampoco salen, y el exterior, la libertad, que pueden tan solo ver.

El tiempo durante el que sucede la acción no queda definido claramente durante el texto. Se puede deducir que no pasa demasiado tiempo, pero no encuentro una forma de delimitarlo de una manera precisa. Tan solo al inicio del primer acto se nos aclara que la fábula pudo haber sucedido durante “cualquier año de los últimos setenta”, donde, por fecha, iría de 1874 a 1944, que históricamente va desde el golpe de estado del general Pavía, el intento de la Primera República española, la dictadura de Primo de Rivera y la Segunda República, hasta la frustración tras el levantamiento armado en 1936. Alberti, exiliado personal y culturalmente, escribe esta fábula.

Estructura.

La obra de El Adefesio está dividida en tres actos. Al tratarse de teatro, la forma dialogada, de diálogo directo con guiones es la que se emplea. Las jaculatorias se repiten a menudo durante los tres actos. Podría decirse que hay una estructura paralelística.

Los tres actos comienzan con una acción “en calma”, relativamente pausada, y terminan en un punto cumbre muy agitado.

El primero acaba con una humillación de los tres adefesios, Aulaga, Uva y Gorgo a Altea y la confesión de esta, tras mucha insistencia de las tres mujeres, admitiendo que Cástor es el joven que ocupa su corazón.

El segundo acaba con el descubrimiento de la carta de Cástor para Altea. Gorgo vuelve a burlarse de ella y delante suya rompe la carta que la joven le pide. En esta carta, supuestamente escrita por Cástor, Gorgo asegura que el joven dice seguir amando a Altea y que está decidido a matarse por no poder estar con ella.

El final más dramático es el del último acto, donde Altea, habiéndose creído el contenido falso de la carta, se suicida. En la edición de 1977, Alberti decide prolongar este último acto, donde todo gira en torno a la figura de Altea colgada como un espantapájaros frente a las tres mujeres que se reconocen culpables mientras Ánimas vela a la difunta y Cástor grita desgarradoramente el nombre de su amada al encontrarla. Antes de que caiga el telón, la última línea es para Gorgo, donde dice volviéndose a la difunta: “Ánimas… Tan solo ella y Cástor son dignos de mirarte, Altea. Yo no… Yo soy un monstruo… Una furia encendida… Un adefesio…”

Espero que os haya interesado.

Nos leemos,

Lola Rivera.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s